jueves, setiembre 24, 2009

Colabórame.pe


Y hablando de cosas que ocurren, tuve la oportunidad de colaborar con un medio Colombiano: Revista Exclama. Para explorar la revista, hacer click en Site Revista Exclama y para leer el artículo dentro de todo el look and feel súper chévere del sitio, pinchar en:

Sarna con gusto no pica - Buenos Aires | ! | revistaexclama.com | edicion siete Shared via AddThis

(*) Para los más flojitos (je), aquí les dejo la nota también. Pero les recomiendo que visiten la revista ¡está re-buena y hecha con amooor!


----------------------------------------------------

Sarna con gusto no pica

Si Buenos Aires fuera una cabellera frondosa, la que suscribe sería un piojo sin onda viviendo ahí. Y es que no es fácil tener actitud en la ciudad de la furia; a uno le toca ir más allá, con la salvedad de que aquello no significa coger las petacas y mudarse a Santiago del Estero. Que San Expedito(i) nos socorra.

Las hay oscuras y clarísimas, mugrosas y prolijas, relajadas y apretadas; las hay de todos los colores, sabores, sin duda olores. Todas aman, odian, sufren, gozan. Yo me relamo frente a sus integrantes y quiero ensartarlos a todos en el Obelisco porteño para así romper el récord Guinness al pincho más grande y obsceno del planeta. Las amo, las odio, las sufro, las gozo: las tribus urbanas son mi pecado capital supernova y no existe penitencia válida para esta rica sarna con gusto a `choripan de dos pesito’ loco´.

Góticos y darkies, skaters y bikers, otakus y lolitas –Nabokov se revuelca en su tumba- floggers, punks, cumbieros, rollingas, zombies y más. Aunque se los puede ver por todas partes, uno tiende a salivar más intenso cuando los mira concentrarse en las inmediaciones de la famosa galería Bond Street, situada sobre la caudalosa avenida Santa Fe, donde el exceso se vuelve cotidiano y cada discípulo de lo freak es una apología bípeda de su religión technicolor. Aunque los miro mucho, suelo confundirlos: si el look es negro total y el entrecejo va fruncido, no sé si es gótico o dark; si tiene algún acento de color y detalles orientales, puede ser otaku o emo; si se viste como niña sexy –colegiala que no hizo la tarea, regularmente- es una lolita o tal vez sólo una chica común pero bastante histérica; si se deja el capul de Mick Jagger es rollinga, pero si considera opcional el aseo diario, quizás se trate de un punk que no supo dominar su afeitadora eléctrica. Como guarnición, cada tribu tiene su propio metalenguaje y por más que al pasar cerca de ellas pare la oreja a ver si cazo términos nuevos, suelo también abstenerme de ponerlos en práctica porque temo confundir los dialectos y acabar diciéndole a un cumbiero que me efee(ii) o a un flogger que tiene muy buenas llantas(iii).

Todo esto no es poco y sin embargo, no es pues el mejor bocado de este pincho porteño cuyo jugo nos dispara los triglicéridos al tiempo que chorrea cargado de grasa por nuestro brazo: lo más rico de las tribus urbanas es que, aunque sus miembros piensan que los que no militan en su mismo clan son putos(iv), de alguna forma todos logran convivir con admirable cordialidad en los 3 pisos –más subsuelo- que comprende la Bond Street. Es algo así como un proyecto recargado de la Torre de Babel en plena conjunción de la calle Rodríguez Peña con Avenida Santa Fe. Compartido esto y a saber que considero establecido el porqué de mi amor incondicional por las tribus urbanas, es pertinente esclarecer a qué se debe que no me adhiera a uno solo de estos grupos: soy muy vieja para ser lolita y estoy muy viva para ser zombie; soy muy morena para ser gótica y muy gorda para ser emo; no sé bailar el “parapara” de los otakus y menos el pasito tektonik de los floggers; para colmo de males, nunca aprendí a andar en bicicleta y por ello no me iría muy bien de biker. LQQD(v): ser militante de una tribu no es pues, tarea sencilla.

Volveré y seré millones dijo Evita. Millones de tribus. Oh, sí.



[i] Santo popular en la Argentina. Patrono de las causas urgentes.

[ii] En léxico flogger, pedirle a alguien que se haga amigo de mi fotolog.

[iii] En lunfardo cumbiero, los tennis.

[iv] En jerga argentina, homosexual.

[v] Abreviación para “lo que quedó demostrado”.

4 comentarios:

Angus dijo...

Me gusta tu post. :)

Alf dijo...

Me gusta tu blog....
Me gustan tus post .....
Me gustas tu ........
Pero esta revista no me gusto
Y tampoco tu articulo.....
Pero tu escribes un millon de veces mejor

Sorry.

Alf.

Lemon Guy dijo...

Plop no queria Tia Lau ... ya estamos viejos x q si estuvieramos en la edad estariamos en alguna tribu urbana ... solo q en nuestras epocas no estaban tan delimitadas quizas algun loco q vestia rasta ... pero la musica nos diferenciaba.

Laura Zaferson dijo...

Angus, ¡muchas gracias! :)

Alf, ¡no te disculpes! estaría muy equivocada si pensase que todo lo que escribo tiene que gustar a todos. No te preocupes. :)

Lemon, ¿tú crees? Yo sería flogger creo jajaaj.