sábado, noviembre 27, 2010

La microeconomía del amor

Publicamos un post nuevo en lazafer.pe

http://lazafer.pe/2010/11/27/la-microeconomia-del-amor/

No seas necio y actualiza tu GReader amigo blog-leyente.

¡Besos!

miércoles, octubre 27, 2010

Lo que importa es lo de adentro

Publicamos un nuevo post en lazafer.pe

http://lazafer.pe/2010/10/27/lo-que-importa-es-lo-de-adentro/

Yo sé que te encanta blogger, pero vamos, dale una oportunidad a la nueva casa. :)

lunes, octubre 18, 2010

La ley del veto

Publicamos un post nuevo en lazafer.pe

http://lazafer.pe/2010/10/18/la-ley-del-veto/

Ya va siendo hora de que actualicen su Google Reader, amiguitos. :)

miércoles, octubre 06, 2010

Apague y vámonos.

Queridos blog-leyentes, para contarles que el fascinante mundo de las tarjetas de crédito nos ha tomado por asalto. Hemos enloquecido, perdido la razón (despreocúpense que no la estamos buscando) y encontrado la irracionalidad.

Con este plástico nuevo (que es dorado como pescadito de chifa) se han comprado 3 cosas locas: un vestido de cóctel (muy necesario), un pasaje aéreo a precio de ganga (más necesario aún) y un dominio propio para este viejo blog que con tanto cariño escribimos para ustedes (nos quedó bien Gisela Valcárcel esto último).

Eso mismo jóvenes, en adelante estaremos compartiendo las .Cosas que Ocurren. a través de:

(perdonen la tristeza)

Por favor, si sus merceditas tuvieran la bondad, actualicen sus lectores de feeds (nosotros usamos Google Reader, no sé ustedes. O sea, no les estamos pidiendo que nos cuenten tampoco) con esta nueva dirección:

http://lazafer.pe/feed

Gracias por 5 años de lectura constante, intermitente o esporádica. ¡Los esperamos en la nueva casa! :)

Besos,

Laura Zaferson

miércoles, setiembre 15, 2010

Status Cuore

Una de las características que más me gusta de navegar en internet es la accesibilidad que tiene cualquier cosa:

Si necesito un link lo encuentro en Twitter, un sistema de micro-blogging
Si se trata de algún dato lo hallaré en Google, el buscador por excelencia; 
Y si me quiero contactar con un amigo lo haré por Facebook, la red social que a todos nos encanta. 
(A Laura Zaferson le gusta esto)

Y es que el caralibro es todo: 

Es tu vida en fotos y son tus ideas convertidas en status de un muro digital.
Es tu granja de mentiras y son todas las galletas de la fortuna que jamás podrás comer. 
Es comentar y etiquetar y también es borrar comentarios y eliminar etiquetas. 
Es la fiesta / concierto / expo / pre-venta al que estás attending y son todos los corazoncitos negros que quieras imaginar 

Ahora, Facebook también es tu relationship status y eso quizá no nos guste plenamente a todos. No porque nuestro status actual nos desagrade, sino porque los que escribimos este blog consideramos que las posibilidades que ofrece la red social más popular de todas (Facebook, por si acaso el amigo blog-leyente es tantito distraído) carecen de un status muy importante y sobretodo relevante para la realidad actual de las relaciones amorosas de la humanidad.

Un status que es diferente al acucioso SINGLE, al cancelatorio IN A RELATIONSHIP, al saca-pica ENGAGED  (que debería llamarse  ‘I have a ring and you don’t, bitch!’), al tradicional MARRIED (aquí no hay mucha ciencia), al humillante IT’S COMPLICATED (acá calzan las situaciones del tipo 'soy la novia y además él tiene una linda esposa'), al bizarro IN AN OPEN RELATIONSHIP (Ej. 'además de mí, hay otras chicas que quieren mucho a mi novio, ¡y todas nos desvivimos por él!'), y a los insufribles WIDOWED, SEPARATED y DIVORCED (¿Quién puede ser tan poco iluminado de declararse así? In my humble opinion, lo más sano es poner single o en todo caso nada)

¿Cuál es ese status, entonces? No hemos -todavía- encontrado un nombre corto para identificarlo, pero más o menos se resume en: exclusively yet laid back dating with (saliendo de manera relajada pero exclusiva con). ¿Se entiende? O sea, eres single pero hace unas semanas que estás saliendo con alguien. Esto no calza en it's complicated porque ¿qué puede haber de complicado en salir con alguien? (¡JA!) y es muy pronto para considerar que estás in a relationship (Y si resulta que sí lo piensas, pues desde esta bitácora te recomendamos que converses con tu mami acerca de ese tema). Luego, aunque estás "relajada" con la situación, obviamente no formas parte de una open relationship porque tus salidas con este alguien son "exclusivas". ¿Qué tal? ¿Nos encontramos frente a un descubrimiento que pondrá felices a todas esas personas que TIENEN que tener su status relationship lo más exacto y cercano a la realidad posible? Me parece que sí. De esta manera se evitan las discusiones del tipo "¿Por qué sigues single, ah?" "¡Hay que poner in a relationship!",  "Yo pongo, pero tú pon primero. Ya, hay que poner los dos al tiempo... 1, 2, 3... ¡no pusiste!" (Shoot me)

O sea, yo no sé si Mark Zuckerberg va a estar interesado en esto (Call me!), pero si al chico de YouTube Instant le ha ido tan bien, ¿por qué uno no se puede poner creativo, digo yo? Piénsenlo un momentito y me comentan. 

lunes, setiembre 06, 2010

Una sobre magnitudes y línea blanca.

No dejo de sorprenderme con la capacidad del ser humano para convertir empresas sencillas en proyectos de magnitud muy importante. Magnitud buena y mala. Porque así como hay gente que se ahoga en un vaso de agua (magnitud mala), hay personas que de 2 papas y 1 cubito de carne hacen el más rico de los caldos (magnitud buena)Sin dudarlo y con la mano sobre mi invitación a la fiesta del Dial de Oro 2010 (no tengo una biblia cerca, sabrán disculpar), digo que las madres son señoras de magnitudes de todo tipo. 


Partamos indicando que en mi casa hay 2 cocinas (a gas y eléctrica) y 2 refrigeradoras (la normal y la grande). Hace poco mi mamá compartió en la mesa del almuerzo sabatino que era momento de comprar una cocina nueva. Nadie se sorprendió (la cocina a gas de casa es "la cocina de recién casada" de la señora, es decir que el artefacto tiene más de 40 años). Anunciada la compra, se nos informó también que la cocina a gas vieja pasaría a manos de Leo (quien trabaja con nosotros hace muchos años).Tampoco hubo sorpresas sobre este punto (a algunos nos preocupó la pequeña fuga de gas que tiene la cocina, pero Leo dice que ese gas viene fugando hace años y que si no explotó hasta el día de hoy pues ella no puede ser tan salada de que justo le reviente ahorita. "Bueno", se le dijo). Comunicado el traspaso; la dueña de casa indicó que era propicia la ocasión para comprar una refrigeradora nueva. "Una de dos puertas", dijo. Sobre este punto sí surgió una curiosidad:


-"¿Para qué necesitamos 3 refrigeradoras?"; la misma que fue rápidamente esclarecida.
-"Está la refrigeradora normal, la grande y estará la nueva. La grande (que no es vieja sino que ya no mantiene la cadena de frío a cabalidad (?)) se le dará a Leo; la normal pasará al sector de la cocina propiamente dicha y la nueva quedará en el comedor de diario -donde actualmente viven la normal y la grande". 


Nuestras caritas de todo-suena-tan-sencillo-cuando-lo-explica-mamá, fueron elocuentes. Este, por supuesto, fue sólo el primer tramo del camino. 


Una vez comprados los 2 artefactos nuevos, mi madre se dio cuenta de que la cocina de gas nueva tenía que ir donde ahora está la cocina eléctrica (que casi no se usa y que se compró durante el 1er gobierno de Alan García debido a la escasez de gas de la época. Tomen mientras, compañeros búfalos). Para concretar esta mudanza era necesario romper el muro sobre el que está la actual cocina porque la nueva es de 6 hornallas y no entra en el espacio de una de 4 (no preguntes tonterías pues, hijita).


-"¿Y por qué no pones la cocina de gas nueva donde estaba la cocina de gas vieja?" 
"Porque ahí voy a poner la refrigeradora nueva" (no se pidió explicación del porqué de esa decisión)


Una vez roto el muro, se suscitó la siguiente epifanía: todos los reposteros están muy viejos y hay que cambiarlos. Remodelar los reposteros supone despegarlos de las paredes, lo cual implica retirar todas las cosas de adentro y convertir el primer piso de la casa en un bonito mercado de pulgas. Pero hagámoslo, qué más da. 


¿Qué más da? Tener una cocina semidesnuda te permite verlo todo con mayor claridad, yo diría que hasta te aparece un tercer ojo muy parecido al de Thundera. Ocurre que los reposteros empotrados en la pared habían estado ocultando mayólicas percudidas y paredes descascaradas. 29 años de mi vida estuve desayunando en un muladar y el desayuno estaba tan rico que ni cuenta me di de que me lo estaban sirviendo en un jacal. Afuera baldosas y a lijar las paredes que la peste bubónica en cualquier momento nos visita. Una vez totalmente ultrajado el ambiente, quedó claro que el lavatorio no era el más indicado. Siempre quisimos un lavabo doble y las refrigeradoras, cocinas, reposteros y Alan García nos habían impedido expresarlo de manera apropiada. Entonces adiós lavatorio y ahí sí no quedó nada de nada en este ex-lugar-más-concurrido-del-hogar. 


Actualmente la cocina de casa se parece bastante a la cabeza de un loco calato. Mi familia, albañiles, carpinteros, pintores y Óscar -el jardinero- ("...porque si vamos a estar de obra, de una vez aprovechemos para echar aserrín al jardín...") pululamos por la zona como piojos felices, saltimbanquiando entre mayólicas, viruta, caños y muestrarios de fórmica y trupán. No sabemos cuando terminará la refacción y tampoco sabemos si quedará bien. Lo único que está clarísimo es que mamá está entusiasmada con su proyecto de magnitud importante y eso se disfruta más que un rico caldo hecho con 2 papas y 1 cubito de carne.

lunes, agosto 02, 2010

Estoy en medio de un proyecto de anotación muy ¿interesante?

Hay cosas que uno hace y que no tienen explicación. Por más que se busca en la cabeza, en lo que uno jura y perjura como su zona más lúcida; no encuentra nada para sustentar los hechos previamente llevados a cabo. Ni una oración mal armada, ni un paupérrimo adjetivo... nada. No hay justificación. Aquello que hicimos es un reverendo y absoluto despropósito, un WTF! capital, o, como decimos en Perú, una roca muy loca, loca, locaza.

"La Rolling"

A mi me pasan un montón de esas. Como la vez que quería la edición argentina de la Rolling Stone que tenía en tapa a Johnny Depp como el sombrero loco de Alice in Wonderland. Lo puse en Facebook (nosotros ponemos todo en Facebook) y a los días una amiga que había viajado a Buenos Aires me trajo la revista y a los otros pocos días un amigo vino de visita a Lima y me regaló otra, igualita. ¿Lo inexplicable? Presté ambos ejemplares para que fueran disfrutados por terceros y actualmente no me acuerdo dónde están las revistas. Nunca leí ninguna y la verdad podrían estar en cualquier lugar. ¿Cómo haría?



"El sueño"
Otra gran roca fue cuando soñé con un compañero escolar cuyo nombre es Toño Vidaurre (Just in case: ¡Hola Toñito!).  El sueño incluía a otra chica más, una cámara fotográfica y un montón de zapatillas (?). La cosa es que apenas me despierto del famoso episodio, lo que hago es dejar un mensaje en el muro de Toño, contándole del asunto. ¿Lo inexplicable? Una cosita de nada, sólo que yo no hablo con este chico desde que salimos del colegio (1997). Evidentemente eso no fue impedimento para dejarle una nota extendida acerca de mi sueño en su seguramente concurrido wall. El chico nunca me respondió (no logro interpretar su silencio, mejor dicho, no me atrevo). Bah. Igual, en el cole ya se comentaba que yo era loca. Ja. 

Una tercera piedra en el camino de mis intrascendencias fue cuando -de tanto usar skype- empecé a recibir muchas invitaciones de gente bizarra que no te conoce pero que igual quiere hablar gratis contigo, porque sí (qué sé yo, supongo que en este mundo abrumadoramente globalizado e inter-conectado, todos tenemos derecho a nuestra cuota personal de online flirting). ¿Lo inexplicable? El entusiasmo con el cual mi no-amiga Marina (from Russia) me insistía para que pruebe su servicio de online dating con valor agregado. Un solo requisito: tienes que estar casado y querer tener un affair con un semejante igualmente unido en matrimonio. Nada de ser un vivazo casado que quiere una amante solterita, o viceversa. No, no. La regla es simple: treat yourself with someone else's hubbie, as long as you are other someone else's wife. ¡Pecaminoso, retorcido y lindísimo! (WTF?)




Y bueno, la última cosa sin explicación que he hecho es anotar absolutamente todo lo que he comido y bebido durante la semana pasada entera. Francamente estoy cansada. ¡Como muchas veces al día! La idea no es mía, me copié de un amigo que está llevando un curso en NY (digamos que yo estoy haciendo la versión low budget -mejor dicho, no budget- del proyecto). ¿Lo inexplicable? Que he anotado bien juiciosa cada cosita que me llevaba a la boca (¡epa!), y ahora me siento una pelotuda por que ¡no sé qué hacer con esta información! (Lo primero que diría es que tengo un problema con la bebida, pero eso sería desacertado toda vez que la semana que pasó ha sido festiva y bueno pues, el alcohol y las fiestas van de la mano. A ver, no digo que no pueda festejar sin licor, pero... ¿me explico? ¡JA!). 

Nada, les comparto mis anotaciones. Ojo que esto no incluye el agua ingerida diariamente (los que escribimos este blog celebramos la hidratación y bebemos al menos 3 litros de agua por día. También promovemos la tala indiscriminada de árboles y vamos al baño 8300 veces por día. *sigh*)

Lunes 26/07
01 taza de café cortado. 01 taza de leche. Lugar: casa. 01 taza de café negro. Lugar: Telefónica del Perú. 04 galletas multicereal. Lugar: DDB. 01 taza de sopa covarachía. 01 crepe de champignones, alcachofa y queso. 01 vaso de chicha morada. Lugar: Crepes & Waffles. 01 mandarina. Lugar: DDB. 01 taza de chuño pasi. 01 huevo frito. 01 taza de café con leche. Lugar: casa. 
Martes 27/07: 
Compartido en Twitter. No hubo Re-tweets ni Replies.
En defensa de mi autoestima, el tweet se mandó pasada
la medianoche. ¡JA!
01 taza de leche. Lugar: casa. 01 manzana. 04 galletas multicereal. Lugar: DDB. 01 quiche caprese. 01 suspiro limeño. Lugar: La Baguette. 01 taza de café negro. 01 mandarina. Lugar: DDB. 02 bolsas de popcorn. 04 chilcanos. Lugar: cumple de Patty Exebio @ Barranco.
Miércoles 28/07:
01 taza de canutos en salsa de tomate, atún y crema. 01 mandarina. 2 tostadas con queso crema, palta, tomate, lechuga y oliva. 01 taza de cereal, granola y yogurt de guanabana. 01 taza de café con leche. 01 taza de café cortado. 01 taza de sopa de morón. 04 galletas rellenas de queso. Lugar: casa.
Jueves 29/07:
01 vaso de jugo de frutas. 02 tostadas con queso crema y mostaza. Media pera. Lugar: casa. 01 puñado de pistachos. 06 chilcanos. 01 trucha a la parrilla con ensalada de lechuga, tomate, palta y cebolla. 01 papa amarilla. Medio choclo. Medio waffle con media bochita de helado de lúcuma. Lugar: casa de mi hermana Claudia.
Viernes 30/07:
01 vaso de jugo de frutas. 01 milanesa de calamar con arroz verde y ensalada de zanahoria, tomate y lechuga. 01 mazamorra de piña. 03 tostadas con mantequilla y mermelada. 01 café con leche. Lugar: casa. 02 mojitos. Lugar: Habana Café @ Miraflores. 03 cervezas. Lugar: El Dragón @ Barranco. 
Sábado 31/07:
01 vaso de jugo de frutas. Lugar: casa. Medio sándwich vegetariano y 01 porción de papas criollas. Lugar: Hnos. Pasquale @ Jockey Plaza. 01 porción de torta de bautizo y 01 Mocha Blanco Alto. Lugar: Starbucks Larcomar. 01 chilcano de pisco + piqueos varios. Lugar: Restaurante marino @ Larcomar. 01 algarrobina + 01 pisco sour. Lugar: Huaringas @ Miraflores. 02 cervezas. Lugar: Aura @ Larcomar. 
Domingo 01/08:
01 porción de arvejita verde con arroz y huevo frito + 01 vaso de agua de piña. 02 tazas de café con leche. 02 tostadas con mantequilla. Lugar: casa.
Posted by Picasa

lunes, julio 19, 2010

Mil gardenias para mí

La palabra querencia y yo nos conocimos a mis 7 años cuando estaba leyendo por primera vez "Platero y yo". Aquel libro tierno de Juan Ramón Jiménez. Platero estaba todo raro porque lo habían llevado lejos de su hogar (o quizá él seguía en el mismo lugar y era su dueño el que se iba. No consigo recordar cuál de las dos situaciones es la fiel al libro). De lo que sí tengo certeza es que la gente del pueblo comentaba que Platero estaba con la querencia y a mí esa palabra me dejó encandilada porque hasta ese momento no había conocido un término que describiese tan profusamente a la melancolía. Y nada, me enamoré de la idea de poder ingresar a ese estado. Lamentablemente estaba apenas en 2do grado de primaria y no había muchas posibilidades de sentir querencia por ningún lugar. Y luego me olvidé del asunto. 


Han pasado 22 años de eso y hoy puedo decir que me estoy inaugurando en la destreza de sentir nostalgia de un lugar (¿no es linda la expresión portuguesa "eu tenho saudade de vocé"? ¡Ah!, chicos, tengo un problema serio con los idiomas, eh).  Estoy con la querencia. Quiero volver a Cuba. A caminar por el malecón de La Habana. A montarme en un Chrysler de los 50s. A meterme al agua y verme los pies. ¿Y saben lo que más quiero? Una cosita de nada: quiero volver a sentirme la más mamacita del planeta. ¡Qué increíble! Una compañera de periplo se refiere al viaje como "Taller de Autoestima - Junio 2010" ¡Mamita! Uno podía salir habiéndose volteado una olla de tallarines con tuco por la cabeza e igual había alguien que tenía algo lindo para decirte. Ni qué decir si te pasabas un peinecito por las greñas llenas de arena (pero arena caribeña que no es lo mismo). Y no me refiero sólo a los cubanos. El caribe tiene ese no sé qué que nos inyecta a todos sus visitantes de un caudal de serotonina sin precedentes (convengamos que uno también se inyecta solito un par de litros de ron por día, pero bueno, son detalles). Y es que está claro que en estos casos se cumple a cabalidad el estado de soltero de vacaciones. Todo el mundo quiere campeonar y todas las fórmulas funcionan. El cubano quiere chapar foránea. El foráneo quiere chapar cubana o foránea. La foránea quiere chapar cubano o foráneo. O sea, los únicos que no quieren chapar entre sí son los cubanos. Los demás are very in the mood for some love. 


Es en este ambiente que surgen las demostraciones de amistad más interesantes. Los hombres intercambian frases de levante (supongo que bajo la filosofía de "si a mí me sirvió, a ti también"), las mujeres sufren de una dislocación momentánea de coxis y se vuelven expertas reggaetoneras; se dan el lujo de decirle que no a uno, dos, tres y cuatro chicos guapos porque no hay quinto malo y porque estoy en Cuba y puedo. Es genial y todas las mujeres del mundo nos lo merecemos (esta última oración tendría que estar auspiciada por Lóreal y "porque yo lo valgo")


Así como los ingenieros cuentan que su experiencia en MIT fue estupenda y los abogados no se cansan de recomendar a la Complutense; chicas, la universidad de la vida las espera en Cuba. Aguante el Caribe, carajo. Ahora les dejo una lista que será de utilidad para cualquiera de los sexos. Son algunos de los icebreakers que se oyeron entre La Habana y Varadero (*). Amar es compartir. 

  1. ¿Son españolas? - No. 
  2. ¿Son colombianas? - No. 
  3. My friend looks just like Robbie Williams. - And where's your friend?
  4. ¿De dónde son? - De Perú.
  5. Speak english? - Yes.
  6. ¿Habla español? - Sí.
  7. Parli italiano? - Io non parlo italiano (pero hablo español e inglés).
  8. I own a bar, but I'm also a stripper. - You should open a Strip Bar, then. 
  9. Che, ¿me echás bloqueador? - Por supuesto.
  10. ♫ Amor a primera vista - (A esto no se responde, sólo se pone la cara del gato en "Alice in wonderland")
  11. I'm from Canada, but I'm also half italian - You look totally italian to me. 
  12. Bonita tú - Ñam, ñam.
  13. I'm a russian investigation policeman -  KGB!
  14. Parlez-vous franҫais? - Je ne parle pas français (pero hablo español e inglés).
  15. ¿Son venezolanas? - No.
  16. Aguante Rosario Central, che. - ¡Vamos todavía, che! 
  17. ¿Son chilenas? - No.
  18. Os pareceís a las Azúcar Moreno - ♫ Apaga el televisor 
  19. I'm a video game developer - I used to play Super Mario Bros.
  20. Vine a Cuba porque soy comunista - Yo vine porque mi amiga encontró un paquete barato. 
  21. ¿Nos metemos al agua? - Eh... ja. 
  22. Soy chef y tengo un negocio de sorrentinos - ¡Me encantan los sorrentinos!
  23. ¿Son mexicanas? - No.
  24. Estoy haciendo una maestría en odontología - ¿En serio? (con cara de "estudia lo que quieras")
  25. ¿Compartimos un taxi? - Caminemos, mejor.
  26. Too bad I just met you and you are leaving tomorrow - Yeah, life is a bitch and there's always Facebook. 
  27. Estoy esperando que te acerques a mí desde ayer - ¿Por qué no te acercabas tú? ("soy divina" mode ON)
  28. Soy de la Selección Francesa de Rugby - (A esto no se responde, sólo se recoge la enagua del piso). 
  29. Sé lavar, planchar, cocinar y cuidar niños - ¡Yo también!
  30. My friend works for Blackberry - Can he fix mine so I can have internet forever?


(*) No todos me los dijeron a mí.

domingo, julio 04, 2010

Antes muerta que cochina (pero igual, amarrete)

  

Meterse en camisa de once varas. 
Dar gato por liebre. 
Te deseo lo mejor.
No da puntada sin hilo. 
Pásalo lindo. 
Saludos cordiales.



El uso de frases hechas no debería poner tenso a nadie. Son oraciones ya establecidas que otra persona ya pensó y que los demás, por vagancia, inoperancia o pura moda, adoptamos y volvemos a adoptar. Cuando las usamos selectivamente y de vez en cuando, pues está todo bien y los índices de nuestra felicidad gramatical se mantienen nivelados.


Sin embargo, cuando alguien abusa de esta versión verbal de sopa ramen (por lo de instantáneo y pre-hecho, déjame con mis metáforas que nadie entiende), pasa que su discurso decanta en lo reiterativo, poco creíble y aburrido. Eso no es lindo para nada y los que escribimos este blog (Yo, Súper Yo y Ello) nos alejamos -huímos, mejor dicho corremos despavoridos-  de estas personas con síndrome incurable de vendedor de Telemercado.


¿A qué viene todo esto? A que uno de mis hobbies es racionalizar frases hechas. Alguna vez compartimos con los queridos blog-leyentes la contrariedad que nos causa la frase "me cago de miedo"

Y bueno, la frase hecha que hace unos días visitó la zona pajera de nuestra cabeza fue: "Tiene poto de negra". Si me preguntan, este dicho es muy subjetivo y está provisto de al menos media docena de interpretaciones.
Primero: ¿de qué tipo de negra estamos hablando? ¿de una negra de piel casi blanca como Lisa Bonet ("Denisse", la 2da hija de la familia Cosby en el "El Show de Bill Cosby". No me preguntes cómo guardo este tipo de referencias en mi back up mental) ¿o de una negra en cruce étnico con hindú como la mujer de David Bowie; Imán? O, de pronto, ¿nos referimos a una negra power -chata, tarrona y ojiverde- como Rhianna? O a una negra chocolatosa y purísima -valgan verdades, tan requetenegra que su color es una maravilla- como la modelo Alek Wek? ¿O ya nos vamos a lo groovy y pensamos en una negra jamaican look como Lauren Hill?


¿Se entiende lo que digo? ¡Hay demasiados tipos de negras!

Anyway. Una vez, no hace mucho y por todo un día,  yo tuve poto de negra. Pero no en el sentido "frase hecha" del asunto, sino que literalmente mis posaderas se pusieron oscuras. No me caí de nalgas ni hice la de mi sobrinito y me pinté las partes nobles con marcador indeleble. No, no. Lo que ocurrió fue que me compré un par de leggings baratos, de esos que adquieres por "cuarto de docena" para salir del paso. Y las consabidas calzas me tiñeron el rabo de chocolate bitter sin la más ínfima gotita de azúcar. Lo peor es que me di cuenta cuando estaba en la agencia y me tocó ir al baño a hacer pis.

DISCLAIMER: IF YOU KEEP READING YOU MAY REACH ADULT CONTENT. ALERT! ALERT!

¿Se visualiza la situación? Uno está trabajando, metido en el quehacer diario y de pronto siente un llamado fisiológico que debe atender. En virtud de ello se acerca a los cuartos de baño y embute sus posaderas en el trono donde todas somos reinas; finiquita su acto, se higieniza, jala la palanca, VERIFICA QUE EL TRONO HAYA QUEDADO APTO PARA OTRAS REINAS (esto es algo que no todas las damitas hacen, eh) y luego se recompone de prendas para salir a lavarse las manos y continuar con su vida.

Ahora, ¿qué sucede cuando entre la jalada de palanca y la verificada de trono, uno se da cuenta que todo el anillo del inodoro está negro? God dammit, piensa uno. Lo único que queda es agarrar papel higiénico y empezar a sobar el water para tratar de salvar la situación (también podrías subirte los calzones primero, pero de eso me di cuenta cuando ya tenía como 10 minutos limpiando y con las ropas por el piso. Convengamos que es un tema de prioridades. Personalmente, antepongo la limpieza a la frontal nudity)

Y nada, me tocó repetir el proceso de lustrada de excusado durante todo el día hasta que llegué a casa y procedí a sobar la zona afectadada hasta que pasó de negro a rojo. Moraleja: no te compres leggings de 10 lucas, compañera. No seas tacañas, pues.

lunes, junio 21, 2010

Carne es lo que hay

Hola. Sí. Buen día. Bom dia. Guten Morgen. Bon Appétit (Ja, no sé decir buenos días en francés). Long time, no see. I know. C'est la vie. Tawa Canal Limamanta Pacha (Esta frase última no tiene nada que hacer aquí, pero de alguna forma me sentí en la necesidad de incluir algo en quechua y eso fue lo que se me vino a la mente).

Sex and the City 2, (¡Qué ocurrencia para el retorno, eh!). Los que querían verla ya lo hicieron. Los que querían hacer un big deal acerca de verla, también lo han hecho. Los que querían hablar pestes no han perdido el tiempo ni el filo de sus lenguas en concretar sus intenciones. Los machistas ya la han aborrecido, y las feministas carecen ya de vestiduras para rasgarse. Ya todo se ha dicho sobre las 4 chicas (señoras) de Manhattan y convengamos que enough is enough

Ahora, ¿podemos charlar acerca de lo que nadie dice de la peli?  Dale, que sí. 

¡Jamás vi filme donde el hombre fuera tan objeto sexual como en este largometraje! Si quitamos las escenas de Carrie y sus amigas; lo que nos queda son puras tomas de hombres churros y acercamientos de pipís (un par de ellos bien de cerquita, eh. PG-18 at least. Felizmente la bebida me la pedí con hielo, hija).

A ver, no me quejo, pero me sorprendió (¿abrumó?) un poco la situación. Y es que no estamos acostumbrados a ver tanta carne de hombre en la pantalla grande (ni en la chica. Bah, ni en la vida real. ¡Ja!).


Generalmente le dan un papelito loco a un flaco con su sixpack bien trabajado y a ese solo hay que repartirlo entre toda la sala del cine; pero en SATC 2 de principio a fin surgen varias posibilidades pa'comer y pa'llevar (y pa'l calentao de la mañana, faltaba más)

¿Liberación femenina reloaded? ¿estrategia de marketing para re-asegurarse la afluencia gay a los teatros? ¿excelente casting masculino que fue imposible descartar a los finalistas y tocó incluirlos a todos en la película? 
¡JUM! Jamás lo sabremos. Pero la próxima te voy a pedir, Sarah Jessica querida, que le metas más billete a la producción y hagas el filme en 3D. O sea, si me emocioné cuando sentía que tocaba las semillas del árbol de las almas en Avatar, no soy capaz de imaginar la cantidad de neuronas que incineraría gustosa de poder meterle mi ojo color café a alguno de los boy toy de SATC (que la Mamita Olga me perdone la sinceridad vomitiva que me viene poseyendo, pero es que he estado escuchando Calamaro todo el día y mis dedos se han vuelto aletitas de salmón).

A esta altura creo que ya quedó claro que me importan 5 pepinos encurtidos + 2 berenjenas en escabeche si la amiga Carrie Bradshaw usó un top que decía J'adore Dior en un mercado del Lejano Oriente. Es un hecho de la vida que necesitamos más películas como Sex and the City 2 en el mercado. Ya que estamos y ahora que está de toda moda hacer remakes, aprovecho la oportunidad para pedirle a los broadcasters que saquen al aire una versión de Baywatch pero dedicada a chicas y gays, por fa. Todo bien si de cuando en vez aparece una Pamela Anderson o una Yasmine Bleeth rescatando a algún niñito ahogado por ahí; pero sería ideal si en la mayoría de capítulos los salvavidas están entrenando, secándose el sudor con la camiseta, cortando el césped sin camisa o apareciendo -bien untaditos de grasa- por debajo de un auto deportivo.



COROLARIO:
A quienes no comprenden nada de este escrito y se sienten totalmente desolados por ello, les dejo el trailer de Sex and the City 2. Y a quienes sí entendieron y ahora sonríen -o no- les invito a avanzar el vídeo hasta el minuto 1:35 y además les dejo de pista 3 palabritas: Australian Soccer Team. ¡MA-MI-TA!

domingo, mayo 23, 2010

ta-TÉ-ti

Hagámoslo sin vaselina (pude haber escrito "Digámoslo sin asco" o "Vamos sin preámbulos",  pero sospecho que la introducción que elegí  me va a rebotar más búsquedas en Google. ¡Bien!). 

Va de vuelta: yo me pregunto: ¿qué onda el té? O sea, en serio. Me fui del Perú apenas empezado el año 2007 y Dios es mi testigo de que nadie tomaba té en este país. De hecho, hasta hace poco se podía identificar sólo 2 tipos de bebedores típicos de té: el resfriado y el enfermo del estómago (En esta parte algunos se alzarán a decir "¿y qué pasa con los "té de tías"?". A ellos les digo que durante toda su vida, la Mamita Olga ha sido una ávida asistente a múltiples eventos que en su nombre llevaban la palabra "té": El té de las Damas de San Borja, El té de la Directiva del Club Huancayo, El té de las ex-alumnas de María Auxiliadora, El té de las esposas de los ex-alumnos del colegio militar, y un largo etcétera. Por años he observado a mi madre ir y venir de esas reuniones y créanme cuando les digo que ahí nadie toma té. Dejémonos de inventar por favor).

Como prueba adicional, pongo los adjetivos que mis hermanas me lanzaban cada vez que yo encontraba ocasión para beber té: cuando pedía té jazmín en los chifas; posera, cuando le sacaba el jugo al 2x1 en Long Island Ice Tea de TGI Friday's; alcohólica, cuando quería que me enviaran una caja de "Passion Tea" a Buenos Aires; atorrante (Starbucks no había abierto en la Argentina en esa época). 


Como si en este punto hubiese necesidad de más evidencia, comparto con ustedes que fue el frío bonaerense el que me hizo participar de una costumbre que antes había visto sólo en películas: el té con leche. Resulta que en la Argentina la gente no se reúne a "tomar lonche", sino que "a tomar el té". Algunos toman cualquier cosa menos té, pero hay muchos que efectivamente mezclan té, leche y el edulcorante de su preferencia.
Y bueno, convengamos que de 28 millones de peruanos, un porcentaje mínimo tiene anotado en su agenda "Té a las 5pm con fulanito".


¿Pero qué pasó, entonces? En 2008 vine de visita corta y una amiga me sorprendió preguntándome si quería tomar té burbuja. De inmediato pensé que se trataba de alguna bebida gasificada y como no soy fanática de la gaseosa (a menos que venga mezclada con licor), pues decliné la invitación. 

Luego de investigar un poco, recién este año probé el famoso bubble tea. Debo decir que fue una experiencia traumática en la cual tanto la garganta del amigo @uterope como la mía fueron brutalmente desvirgadas por una recatafila de pelotas de yuca (tapioca, mandioca, la misma vaina)

En conclusión: el té burbuja fue una experiencia para no repetir y nunca más atinada la expresión gringa de not my cup of tea.

Ya en 2009 volví a pisar tierra nacional por un plazo breve y, dado el cambio de estación de ese momento, todo el mundo tomaba té helado. No me pregunten cómo, hoy en día la lista del mercado de casa incluye al menos un six pack de Free Tea o Lipton Tea o Whatever Tea. Yo no entiendo cuál fue la estrategia de marketing (y yo soy marketera) y mucho menos la idea publicitaria (también soy publicista) detrás del boom del té en el Perú. 

Lo único que tengo claro es que, luego de 3 años de desmesurada ingesta de teína por parte de los peruanos, debemos ser sin duda la población más estreñida del mundo (Sólo detrás de China e Inglaterra. Esos pobres nos llevan siglos de ventaja). Y nada, que Dios y el ex-lax nos ayuden. 

lunes, mayo 17, 2010

La verdad de la mentira (*)

Todo el mundo sabe que la moda se reinventa constantemente (y quien no lo sabe, pues entérese). Lo que usó tu mamá ahora lo usas tú. Con su vuelta creativa agregada, es cierto, pero básicamente es lo mismo. (Convengamos que la elastimona del ayer fue el body de los 90s, que hoy -2010 nada menos- está volviendo en su versión nuevo milenio y sabe Dios cómo le iremos a llamar). En virtud de esto, hace semanas vengo haciendo observación y análisis del nivel de engaño en el que nos gusta vivir sumergidas a las mujeres.

A ver, ¿qué onda el legging? Son como pantimedias gruesas ¿cierto? Es indistinto si su material es algodón, elastano, látex, spandex o whatever; el punto es que los leggings son un ejercicio mejoradito de las medias de nylon.

Yo te pregunto, amiga esclava de la moda: ¿tú sales en pantys a la calle? (Si la respuesta es sí; deja de leer esto de inmediato y anda conversa con tus padres, te pido por favor). Si la respuesta es no y viene provista de sorna, como quién dice "¿quién podría ser tan desquiciada de salir únicamente en medias veladas a la calle?", ¿te puedo preguntar, corazoncito, por qué no te causa reparo alguno calzarte un legging y ponerte apenas un trapito por arriba y listo el pollo, vamos a bailar?

Yo no tengo una explicación o sustento para esto, y al tiempo mírame cómo tengo el cajón del ropero lleno de leggings de todos los colores. Es una hipocresía absoluta y me revuelco en ella como marrano en el barro (con legging, obvio). Tratemos de ser dignas, chicas: la verdad de la milanesa es que estamos en calzón en plena calle y a nuestras madres, hermanas y amigas no le hace el menor ruido esta situación. Se acabaron los vestiditos híper-cortos que te hacen sentir un poco putita... ¡ponte un legging debajo y que tus amigos te llamen Sor María de Todas las Gracias! Really, o sea, con legging o sin él, el vestido te sigue quedando a la mitad de las nalgas, mi vida. No te engañes.  Asume no más. La vida es así, lo que no te mata te hace más fuerte y, para efectos de los ojos masculinos, igual estás en pelotas. 

La de abajo es una foto referencial de los ojitos de aceituna que ponen los chicos -pobres, en verdad- cuando ven un par de patrullas** embutidas en el famoso legging.


Y nada, como la única manera de liderar es con el ejemplo, yo empiezo: mi nombre es Laura Zaferson y varias veces por semana salgo en calzones a la calle. Mamá, hermanas, amigas: mis posaderas cachetean el viento con bastante regularidad y es importante que sepan que eso no va a cambiar (a menos que pase de moda ¡obvio!). Así que por favor quiéranme así tal cual soy, porque esto que ven: ES LO QUE HAY


-------------------------------------
*Con algunas "s" de menos, el título de este post me lo ha prestado Mario Vargas Llosa. 
**Patrullas: Patas, piernas. Ya pues, no seas lenteja (lento).


martes, mayo 04, 2010

El tamaño nunca fue tan importante (hasta ahora)

Una de las cosas más increíbles que nos ocurren a los seres humanos es aquello que tiene que ver con las mentiras que compramos sin el más mínimo regateo. No hablo de las falacias que nos dicen (¡ese es un cuento totalmente diferente y sobre el que ya elaboraremos!) sino de las que uno mismo combina, construye y culmina con la misma pericia que un arquitecto ejercita -sirviéndose de una chancadora de piedra, una mezcladora de cemento y una piara de obreros- para levantar un rascacielos que va desde el 5to subsuelo al penthouse.

Y es que los fraudes que gestamos y luego compramos pagaderos a 3 millones de cuotas y con todos los intereses del caso, son inconcebibles. Uno se convence de cosas insólitas y tiene el cuajo de irlas repitiendo por la vida con la seguridad y el ego de la primera chica del salón a la que le crecieron las tetas (Santa Natura: sigo esperando mi momento, eh).

Pongamos como ejemplo a mi hermana. Casada, 2 hijos, linda casa, linda vida, una típica qué-chinche-me-caes-de-lo-bien-que-te-va kind of girl

Ahí donde la ven, toda profesional, exitosa y saca pica, mi sis estaba convencida de que para comprar tampones, ella debía hacer una comparación mental entre el tamaño del tampax y the manhood of my brother in law. ¿me explico? O sea, uno entra al supermercado, llega a la góndola de higiene personal, pasa los jabones, cremas y ceras depilatorias y llega al rincón de las toallas higiénicas y tampones. Acto seguido, se pone a pensar si su significant other es small, medium o large (Claramente estas medidas NO TIENEN NADA QUE VER con el flujo menstrual, no, no, imagínate qué tal ocurrencia; sino que están obviamente relacionadas con los dotes peneanos del marido/novio/booty call de turno.¡Pero si está clarísimo!).

A ver, yo no soy la canchera de la familia (¡tan apropiada esa "n" al medio, eh! jaja), pero sabe Dios cuántos inhaladores Ventolin habrán sido necesarios para que mi asmática hermana llegue a este nivel de alucinación. Es cierto que en casa ejercitamos mucho nuestra capacidad de inventiva (yo tengo una teoría que tiene que ver con que la Mamita Olga -con la ilusión de que sus criaturas estén llenas de fósforo- nos dio de comer pescado antes de tiempo. Al menos un centenar de espinas debemos tener clavadas en el cerebro, de otra forma no me explico cómo aparecen estas ideas en nuestras cabezas), pero lo que también es cierto es que mi hermana querida supera toda mi habilidad para la simbolización y el pastrulaje. Y eso que yo pongo a conversar a los dedos de mis pies (y otra vez tengo que acordarme de no compartir tanto). 

Pero, a ver; ¿cuáles son las conversaciones posibles respecto a este tema, digo yo? ¿Quizá una mujer en un baño de discoteca cuchicheando con su amiga que ella no puede usar tampones porque su marido es un aventajado de proporciones? (o, convengamos, nadita dotado que no le calza ni el small / mini) ¿O quizá una charla de shower donde una dice "mi novio es OB large" y la trampa undercover se ríe para adentro y piensa "ese no pasa de Stayfree medium". Ja, ja, ja.

Y es que mentiras así son las que nos gusta comprarnos. Así de locas. Como mi hermanita linda. Como yo. Como el pescado que llevamos dentro. Ese mismo que como deben sospechar, es un salmón :) 

Posted by Picasa

lunes, abril 19, 2010

Veo, veo ¿qué ves?


Así como Cristo tiene un juego de clavos que le atraviesan pies y manos, yo ostento un dardo a la mitad del pecho, que más allá de hacerme doler el esternón como una condenada, me provoca una cantidad de dudas que sobrepasan mi habilidad para contarlas (A propósito, ¿alguna vez han pensado hasta qué número saben contar? Yo sé decir un montón de números, pero lo cierto es que no sé exactamente que tan lejos puedo llegar diciendo un dígito tras otro sin detenerme. En fin). 

Y bueno, que mi madre me perdone por lo que procedo a escribir, pero yo veo pipís por todas partes. My name is Laura and I do live in pipiland (“Hello Laura”). Por las paredes, en las veredas, en el respaldo de los asientos del bus, dibujados con esmero en el polvo que cubre los autos de la calle, en las mayólicas de los baños públicos y privados (wtf?), grabados en el cemento fresco de alguna construcción in progress, y así y así, como una suerte de “Paseo de la fama de los penes”, los habitantes de Lima me han hecho testigo de la pipificación de esta urbe que me acoge desde que nací (aunque para ser justos, cuando he vivido fuera también he visto un montón de pipís. Ja, ja, ya salió la cochinada. Estos blog-leyentes, caray). 

La pregunta en cuestión –el dardo, that is- resulta siendo: ¿¡qué diablos le ocurre a estos pornógrafos wannabe?! No entiendo. ¿Cuál es el móvil para llenar cualquier superficie limpia con un remedo de pene (algunos incluso se esmeran en los detalles, sólo faltaría que firmen y cobren por exhibición)? Responsabilizo a los maestros de escuela que no pusieron coto a esta situación cuando sus alumnos –con claro síndrome de miedo al vacío- repletaron de miembros ¿viriles? cuanta silla, carpeta o escalinata pasara por sus ojitos pajeros y sus jetas colgadas.

Recuerdo con especial estupor cuando me encontré por primera vez con uno de estos garabatos: era la época de exámenes bimestrales y a uno lo mezclaban con gente de otros salones para evitar plagios y demás. De la nada me vi en un aula ajena con gente que coincidía conmigo únicamente porque nuestros apellidos empezaban con la misma letra. En medio de esa confusión, alcé la ceja y arqueé el cuello frente al dibujo plasmado en mi carpeta de turno. "¿Qué carajos es eso?", pensé. Luego, la ceja y el cuello se acompañaron de los ojos de huevo frito cuando una jovencita de otro grado –Atención exalumnos: su apellido es con Z- muerta de risa se sentó encima del mamarracho aquel y empezó a emulsionar sus carnes –que no eran pocas- sobre el esperpento. Yo no sabía que estaba pasado pero sabía que estaba mal, muy mal. Ese pasaje de mi vida fue equivalente a cuando Eva mordió la manzana y se dio cuenta que estaba calata; a partir de ahí, los penes me persiguen y los veo en todas partes. Y nada, el día de mi juicio final -cuando Dios me coja confesada- cuento con que sabrá disculpar mi distorsionada capacidad de simbolización y me dejará pasar sin peajes ni roturas de mano, hacia la nube donde pululan los píos de corazón. *sigh*

Como atinado corolario del texto que les dejo aquí, les comparto este viral que está buenísimo. Ojo, es PG-18.

martes, abril 06, 2010

La escolar tramposa y la librera nazi

Cuando dentro de una conversación cualquiera surge el tema de hacer trampa, yo suelo decir que durante mi etapa escolar no tuve chance de copiarme (no precisamente por la pericia de los cuidadores de exámenes; a mi parecer entrenados por celadores de la cárcel de la que siempre se escapaban el chompiras y el botija, sino que por pura cobardía y sobretodo torpeza con las manos). Sin embargo, hoy resurgió en mi mente un episodio de infancia en el cual llevo a conclusión una trampa escandalosa y desproporcionada.

No es de preguntar por qué había yo fondeado esta memoria (convengamos que en adelante estaré impedida de inflarme como pavo con gases ante cualquier charla sobre ser tramposo; esto me duele en el ego dado que como es sabido, el mío sufre de la penosa enfermedad del gigantismo), lo que sí es de consultar es cómo así reflotó esta vaina desde el fondo del montón de tofu que cargo dentro del cráneo.  Encontrábame depurando contactos de Messenger -si no hemos conversado en 1 año, me parece que no nos vamos a extrañar- cuando llegué a la sección del colegio (yo separo los contactos por procedencia y edito los nombres para que sean "[Nombre] [Apellido]" y no "[frase sacada de libro de autoayuda][carita con glitter][cualquier término incomprensible como "TAD" "YLS" "ablao" "brader", etc.]), cuando me encontré con el nombre de mi estimado Carlos Contardo y fue entonces que desde el fondo de la cabeza llegó pataleando a la superficie lo siguiente: en 5to de primaria Carlos corrigió mi examen de matemáticas y me puso 10. ¡DIEZ! Me jaló, el infame. Yo no podía creerlo. De inmediato revisé la prueba con la premisa de encontrar alguna hilacha de la cual asirme para reclamar al menos medio punto más. No había nada, creo que sinceramente merecía un siete o menos. A pesar de ello, tuve el desparpajo de poner una coma en un resultado decimal y me acerqué al profesor a decirle que mi compañerito no la había visto y que pobrecito el cegatón. El maestro llamó a Carlos para hacerle la consulta y él dijo: "De repente la coma estaba ahí, pero yo no la vi". Cuánta grandeza, carajo. Apenas un puñado de la palabras en una personita de 10 años y quedó en evidencia que: 1) Yo mentía 2) Él era un caballero incapaz de delatarme 3) Mi examen tenía de resultado 10.5 y yo era una gran canalla.

Todo esto viene a cuento porque la persona encargada de entregar los útiles de escritorio en mi centro de labores insiste en que yo debo meditar si es que en verdad necesito tantos lapiceros (02) y si es que poniéndome la mano al pecho (sic) creo que voy a abrochar tantos papeles como para tener una engrapadora para mi sola. Yo le voy a decir a esta señora que por favor llame a Carlos Contardo, que él me va a apoyar en cualquier cosa que yo diga. Y que ya lo pensé bien: verdaderamente necesito que los cuadernos vengan con espiral. Gracias, eh.

lunes, marzo 22, 2010

Sueño con tigres (*)

Últimamente estoy soñando cosas rarísimas. Bueno, no suelo recordar lo que sueño, así que técnicamente no sé si antes soñé extrañezas y nunca lo supe. El punto es que estoy un poco preocupada porque siento que las películas que se forman en mi cabeza, y que prosperan a la mañana siguiente de mi vida, podrían ser el inicio de mi carrera como ave de mal agüero.

Hace algunas semanas soñé con Tiger Woods. Asunto curioso toda vez que no soy fan del golf y menos de los golfistas (igual, es pertinente indicarle a los lectores que tenemos predilección por ciertos especímenes de raíz africana). Recuerdo que me quedé pensando en el porqué de mi sueño e incluso que tiré un par de hipótesis tratando de racionalizar la batería de ideas que pululan dentro de la cafetera que cargo encima de los hombros: a) quizá había visto muchas veces el making of del comercial de Shick donde aparecen Tiger Woods, Thierry Henry y Roger Federer (en ese caso, pensé, ¿Por qué no soñé con el suizo o el francés? ¡los prefiero largamente que al amigo californiano!) o b) quizá este sueño era una mezcla del helado de chocolate que me comí y el artículo que leí en el diario colombiano El Tiempo que hablaba sobre el éxito del golfista colombiano Camilo Villegas, el mismo que me había impactado bastante dada la capacidad de contorsión del amigo deportista.

Como el avispado blog-leyente debe anticipar, ninguna de estas suposiciones llegó a puerto. Lo que si arribó fue la noticia impactante del compañero Woods estrellando su auto contra un árbol tras haber discutido con su señora esposa. Aún metida en la cama, me quedé impactada con el escalofriante orden en el que se habían dado los hechos: sueño con un muchacho de reputación impecable y que nunca había tenido mayor PR issue en su vida y acto seguido el tipo se choca aparatosamente, le aparecen media docena de amantes, la mujer lo deja, él abandona las competiciones golfísticas, los auspiciadores le dicen chau, y las actrices porno le dice hola. Me sentí un poco la versión humana de 2012.


¿Qué hacer a partir de ahí? ¿Beber inefablemente cada noche para desmayarme muy profundo y así evitar soñar? El presupuesto no nos da. ¿Aceptar hidalgamente la misión encargada por quién sabe quién y asumirme en mi labor de servicio de epifanías sociedad anónima cerrada? Qué pereza hacer el trámite de inscripción en la SUNAT. What should we do? Scooby Doo, where are you?

A la fecha no hemos decidido cómo proceder. Lo que sí, hace 1 semana soñé que un ave enorme -creo que un terodáctilo, aunque de pronto era una paloma gorda ¿qué sabe uno de perspectiva cuando está dormido?- me bañaba enteramente en popó de pajarito. Recuerdo la sensación de calor en mi cuerpo, el depertarme sobresaltada pensando en darme una ducha y la imagen de Tiger Woods dando declaraciones a la prensa diciendo que la pelota no se mancha (Aguarda, ese fue el Diego. ¿No digo que se me cruzan los cables?).

¿Qué me irá a suceder? Seguiremos soñando y obvio, informando.

(*) Yo sé que no hay que explicar, pero cómo nos encanta hacerlo: el título de este post es un ejercicio libre -y bastante obvio, sepan disculpar- del "Sueño con serpientes" de Silvio Rodríguez.

miércoles, marzo 10, 2010

¡No estoy de acuerdo Sportacus!

Está claro que tengo un montón de problemas. De aquellos que dan risa venimos charlando hace 5 años en este blog dicharachero, así que hoy toca botar del cuerpo los issues míos que considero "no-divertidos" y que por eso mismo suelen dejarme la expresión obnubilada, pensativa y llena de introspección (Ja, con esta introducción cualquiera pensaría que estoy por confesar que soy fan de la golden shower jajaja. Oh no, not today).

Me pasa que mis niveles de intolerancia empiezan a desesperarme. A ver, yo siempre me había pensado como una mujercita muy tolerante o al menos una tolerante selectiva, (salvo en casos como este donde mi apertura de mente es nula); pero todo indica que a la vejez me han dado serias viruelas porque no aguanto pulgas, mato zancudos e incendio toritos a discreción. Así, mi incomodidad de turno tiene relación directa con la modalidad practicada por los canales de cable dirigidos a niños, la misma que he podido sufrir con detenimiento de tortura china a lo largo del periodo sabático que he pasado al lado de mis pequeños sobrinos (Dicho sea de paso, sabbatical is off. Hoy empezamos de vuelta a trabajar).


Preguntémoslo: ¿Qué pasa con la forma de hablar que usan los personajes de los dibujos animados, series y programas en vivo de la actualidad? Entiendo que por temas de presupuesto no puedan hacer locuciones para cada país, pero considero que ya se han tirado al abandono idiomático en su desesperación por alcanzar diálogos neutrales entre los discovery kids y los disney channels; y es que yo no sé los críos de los demás, pero mis sobrinitos parecen clones de Hannah Montana y los Jonas Brothers cuando hablan. Para empezar, sólo construyen frases en presente, pasado y futuro y superan con total desprecio las demás conjugaciones. A la pregunta "¿Dónde está tu hermano?" la respuesta es "Yo lo buscaré, tía Lauris. No descansaré hasta encontrarlo" (O sea, esa es la respuesta que te da un Power Ranger). Por otro lado, el "ya" no existe más. Los niños de hoy dicen "de acuerdo" (o también "Ok", aunque ese término lo usa sólo el mayor de mis chiquitines, el que tiene 10 años. "Vamos al cine". "Ok". "¿Quieres canchita?" "Ok". "¿Cómo estuvo la película?" "Ok". "¿Metemos la cabeza la water?". "Ok".)   Y nada, el "de-acuerdismo" de los otros 3 piojos me revienta.

Tía Lauris: Avanza con esa comida, niña.
Noelia: De acuerdo, pero tengo que decirte que ya no quiero más.
Tía Lauris: Ya te falta poquito Noe, vamos que está rico.
Noelia: De acuerdo, pero tomaré un poco de agua primero.
Tía Lauris: Ya, pero no te llenes de líquido ¿eh?
Noelia: De acuerdo, haré mi mejor esfuerzo. 

Yo sé que son quisquillas, y acepto que es absurdo que me joda, pero... ¿alguien sabe cómo detener esta tendencia? Vamos, cortemos por lo sano -o por el cogote- esta situación. Una pequeña amenaza, quizá algún diminuto amedrentamiento y sanseacabó. (Y hablando de sanseacabó, el otro día llamé a Speedy para que me ayuden con el Internet de casa. El muchacho del call center me insistía con que yo no podía hacer reclamo alguno dado que ello correspondía al titular del servicio y yo le terqueaba con que mi padre -desde el cielo- difícilmente podría darle un llamado. Ante esto, el joven no tuvo mejor solución que sugerirme el cambio de titularidad. Accedí y solicité los requisitos. Bla, bla, bla, CARTA PODER DEL TITULAR ANTERIOR, bla, bla. ¿Cómo haríamos? O.o A propósito, para más aventuras sobre el servicio de Telefónica, échele una miradita al #Speedygate desatado en Twitter hace unos días)



Y bueno, ¿alguien siente mi dolor respecto al vocabulario LazyTown de las nuevas generaciones? Por supuesto que sí. Han de saber, mis muy queridos, que este blog no es el único que se pone denso con este tópico. El averno que les cuento y que ocasiona el dolor actual en mis oídos avejentados es compartido con tanta o más urticaria por una vieja amiga y nueva blogger colombiana en su texto Sala de Maternidad. ¡Las virulentas al poder! Je, je.