miércoles, agosto 20, 2008

Hay que experimentar.

La parte más árdua de una mudanza no es la cargadera de maletas y bultos por la ciudad, sino el tener que empezar los procesos de socialización una y otra vez. Cuando vivía en Recoleta, ya tenía un almacén (Lo que en Perú llamamos “bodega”) para emergencias, un minimercado “chino” (Esto es una “bodega grande” operada por personas en general asiáticas y por alguna razón SIEMPRE embarazadas) para la frutita / verdurita, y un supermercado para ir a hacer “mercado semanal”. Tenía también una lavandería con cestas grandes donde me devolvían las medias completas y la ropa oliendo rico, tenía además una panadería para comprar facturas recién hechas y tenía por último un lugar donde el “menú del día” era más que aceptable, monetariamente hablando. Todas estas delicias no las encontré ni sola ni en un día. Hubo muchos asaltos en almacenes, comidas vencidas en minimercados chinos, medias que enviudaron pues sus parejas terminaron formando pecaminosos tríos en la cesta de ropa de otra persona, y platos de comida baratamente feos o caramente horribles. Luego me mudé a Núñez y me tocó volver a iniciar el proceso. En este segundo barrio nos quedamos menos tiempo que en Recoleta entonces no llegué a encontrar un almacén barato que atendiera pasadas las 9pm (Es más, llegado un punto ya no buscábamos que fuera barato, sólo que ALGO estuviera abierto después de las nueve de la noche. Pero no). Lo que si hallamos fue no una sino dos opciones de panaderías: La primera, con facturas magníficas y atención pésima y la segunda de atención dedicada y facturas de ayer. Demás está decir que cuando nos sentíamos dignos (casi nunca) íbamos donde los panaderos amables y cuando no (todo el tiempo), pues dejábamos arrastrar la ominosa cadena donde la bruja de las facturitas celestiales (Algo así como la gente que hacía cola para comprarle ricos consomé al “Soup Nazi” en “Seinfeld”). Y nada, una vez que llegamos a Palermo Soho, pues de vuelta al análisis concienzudo de la zona. Yo encontré una lavandería ridículamente barata, a 6 pesos la cesta (hay lugares que te cobran 14 pesos la cesta, sitios por los cuales sólo paso y algunas veces pego la nariz a los vidrios para ver dónde es que los ricos lavan sus prendas oh oh tan finas. Jaja), y bueno lo conté a mis convivientes quienes recibieron la noticia con algarabía, entusiasmo y dicha, sensaciones que se acabaron cuando lancé la pregunta: “¿Quién va a ser el primero en mandar ropa para probar el lavadero?”. O sea, esto es básico en los procesos de “peinado” de la zona. Alguien tiene que mojarse con el tema. Yo estaba eximida pues como había descubierto el lugar, ello me “ampay-salvaba” del hecho, liberando de paso al colocho pues enviamos la ropa juntos. Por su parte, el conviviente Cinco estaba recién llegado entonces no tenía ropas pezuñentas. Quedaban entonces Cuatro y Tres para hacer patria por el hogar Cholombiano. Tres tiene en su ropero una camisa gris (que una vez fue blanca), prueba viva de que él ya había quemado unos cartuchos por la familia en alguna prueba de lavandería anterior, entonces correspondía que Cuatro fuese el kamikaze en esta ocasión. Hidalgo y presuroso, seleccionó las prendas a las que le tenía menos cariño y las unió con otras tantas a las que si apreciaba y por esa misma razón debían ser lavadas YA. Luego tomó su mochila y las llevó al que de pronto sería su destino final. Días después, fue por ellas. Estaban vivas. ¡Estaban todas vivas! Ya tenemos lavadero. :) Y nada, ahora toca buscar un sitio donde el “Menú del día” sea barato. Si al que va se le afloja la panza, pues toca seguir buscando. Y así y así, hasta que nos volvamos a mudar.

16 comentarios:

saliendo del anonimato dijo...

Toda una aventura laracrofienta
je

Lemon Guy dijo...

Pucha las mudanzas ... osea lo he hecho desalojo d cosas inservibles de mi cuarto ... y pues no me mudo desde los uhmmm 8 años así q no se ni como haría ... la bodega esta en el mismo sitio y todo lo demás a la mano ...

Chalo dijo...

Dos funciones, dos.

1. Justo hoy en la tarde volví a ver el episodio del "Soup Nazi"

2. Tal parece (alguna idea tenía pero me lo confirmas) que Buenos Aires, "la ciudad que nunca duerme", se toma una siesta a las 8 - 9. Algo "annoying" para un peruano acostumbrado a que a esa hora todo este abierto y boyante.

Nelly dijo...

Q tal experiencia eso del barrio nuevo!! Suerte en la busqueda del menù!!

Besos

Nelly dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Adriana dijo...

Siii t entiendo, yo me habré mudado unas 10 veces (redondeando la cifra, ya no recuerdo el número exacto!) y es un martirio eso de buscar los points correctos, pero que emoción da encontrarlos verdad??
Besos

Ale dijo...

De solo leerte me estreso, no quiero ni pensar en mudarme ahora, me sacaste las ganas jajaj. Aunque debo decir que si hay un lugar donde hagan cosas tan ricoas como el nazi de la sopa me mudo con tal de que me diga "NEXT!" xD

Anónimo dijo...

Ay amistad... me das una "ternurita"... :S
Cholombiano o tu eres la Colchola?
Y.

Dragón del 96 dijo...

Peinando zonas me hacen recordar a las hormigas marabuntas (creo que ese es el nombre) que cada cierto tiempo cambian de dirección de exploración hasta agotar toda la comida. O algo así.

Slaudos.

Mafa dijo...

Tienes más emoción y aventura que Lara Croft en sus dos películas jejeje
Por eso yo no me quiero mudar, no sé como hago pero no me mude. Mi madre va a tener que contratar a los hombrecitos amarillos para sacarme JA

Un abrazo

digler dijo...

vaya lío...y eso sin contar las conexiones de los colectivos

El Rojo dijo...

Tía Lauris, a este paso en unos meses te contratan los de Lonely Planet.

Mu.- dijo...

FUISTE NOMINADA!
BRAVOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!! Y al lado de los otros blogs del comercio, qué paja!

Laura Zaferson dijo...

saliendo... jaja, algo así. :)

lemon guy... pues ya llegará el día!!! te echo la maldición! jaja

chalo... el soup nazi es lo mejor!!

nelly... tan linda, gracias!

adri... si! es LA EMOCION... :D

ale... si!!! amo al nazi!! jaja y parece que todos lo aman!! :D

ytala... cholombianos... a mi me gusta mas "colombo-peruanos"... pero ellos son así. jaja.

dragon... maraqué? jaja

mafa... pobre tu mami jaja. auqneu no creo que quiera que te vayas!

digler... por eso no me preocupo... esas nunca las entendí. jaja

rojo... pues dime donde paso mi hoja de vida!

mu... si!! estoy feliz! :D

Gabriel dijo...

yo me mudo a cada rato, si no es de casa es de ciudad o de país. Y casi siempre he tenido que descubrir los points solo, pero nunca me ha significado un gran trauma... excepto en Chile, donde a las 9 la ciudad-ciudad está literalmente muerta.

Laura Zaferson dijo...

es que en Lima "las bodegas" abren hasta súper tarde!