jueves, setiembre 25, 2008

Lesbic Thoughts Vol. 3

Las pistolitas no han pasado de moda por estos lares. Aunque con menos recurrencia, los balazos siguen bailando por el hogar palermitano que nos acoge. Yo no sé si es Darwin y su evolución natural o si estoy cultivando testosterona a través de osmosis, la cosa es que empiezo a estar de acuerdo con la tenencia de armas en casa, aunque sólo para algún caso de emergencia muy específico. Elaboro al respecto.

Yo tengo sentimientos encontrados con las palomas. Le tengo resquemor a las de plaza, esas que son absurdamente obsesas dada la cantidad de maicito que los turistas, abuelitos, niñitas paseadoras y gente que le compra maicito a la gente que vende maicito, les regalan con obsesión inflamada a estos pajarracos.

Ahora, a las palomas gigantes que planean bajo, les tengo miedo. Es que uno siente que vienen directo a secuestrarle el globo ocular izquierdo para luego pedir como recompensa el derecho que quedó. Y esa sensación es, cuando menos, fea.

También están las palomitas "de acto público", que me provocan inmensa pena. Pobres pajarillos, se la pasan enjaulados durante toda la premiación, inauguración, boda hippie, ágape pacífico o sacrifico págano, para luego salir aleteando desesperadas preguntándose cuál es el HIT de verlas volar al cierre de un acto. Yo tampoco entiendo.

Por último, en mi umbral palomístico se erige una variedad a la que odio (y esto van en contra de todos mis credos, dado que me gusta jactarme de odiar practicamente nada). Este tipo de pichón urbano del mal es considerado, por la que suscribe, un caso de emergencia muy específico.

Yo digo que hay que aniquilar sin misericordia a todas las palomas que, con la llegada de la siempre hormonal primavera, han convertido el bonito tragaluz del edificio donde vivo en un fornicadero del demonio con resaca. Odio a estas palomas calenturientas. Odio que se paren en fila y que esperen a los palomos casi revolviendo sus carteras (de toda moda), que combinan -por supuesto- con sus zapatitos de meretrices emplumadas que derraman pecado, líbido y perdición. Las odio MAL y deben morir.

I need a girl, pero que venga con pistola porque este finde nos reventamos a todas las plumíferas que veamos pasar.
*sigh*

Corolario Inesperado:
Hablando por teléfono con el Papito Alfonso, le cuento mis planes acerca de las palomas y, sin espantarse para nada, me aconseja: "Claro hijita, las matas y luego te las comes". ¿Qué se puede esperar de mí?


17 comentarios:

El Dueño de los Cajones dijo...

Me encanta la foto!
Versión lorcha de Tomb Raider.
Muy sexy!

saltamontess dijo...

yo las ODIO a todas (sin pena sin culpa) pero estoy en Lima y no puedo acompañarte en ese maravilloso trip de desaparición avícola. te aconsejo q envenenes maiz y se las avientes en la plaza más cercana.

Lemon Guy dijo...

Tampoco me gustan ... osea solo me gustan las capuchinas x q son cools no? pero las demás agg! hay q aniquilarlas a todas ... uy la foto! un éxito! sales matadora!

peregrino dijo...

La foto es un éxito, andas recuperando tu "sexyness".

Por lo demás mueran las palomas.

Nos leemos.

digler dijo...

mield...

la foto si que es de temer. lo dice todo, las palomas la tienen jurada.

aunque la idea de comerse algunas no está del todo mal

AntonellaB. dijo...

"Cosas que ocurren: Historia de un palomicidio" este sábado en horario estelar. Con la actuación especial de Laura Zaferson.

Anónimo dijo...

Jajajaja
Agg yo tambien las odio!!! y la pinina las bota... les dice "aaafuera, afffuera" la estresan! quieren comerse su comida... deambulan como perros callejeros, como ratas!.

Luego, cuando pusiste eso de que vienen directo a picarte.. si! creo que desde que vimos esa peli "los pájaros"... te acuerdas? "tan, tan,tan" (aqui movida de cabeza de persecusión 60tera) jajajaja

Y por último....tu papá no es el único...lo mismo dice mi abuela!!!

P.D. Esta bien, esta bien, tengo que confesar que de chiquita las cazaba con una batea y una pita en mi jardín... pero las soltaba! lo juro!
Ya me dio roche poner quien soy, pero ya sabes! Besoooo.

Anónimo dijo...

Jajajaja
Agg yo tambien las odio!!! y la pinina las bota... les dice "aaafuera, afffuera" la estresan! quieren comerse su comida... deambulan como perros callejeros, como ratas!.

Luego, cuando pusiste eso de que vienen directo a picarte.. si! creo que desde que vimos esa peli "los pájaros"... te acuerdas? "tan, tan,tan" (aqui movida de cabeza de persecusión 60tera) jajajaja

Y por último....tu papá no es el único...lo mismo dice mi abuela!!!

P.D. Esta bien, esta bien, tengo que confesar que de chiquita las cazaba con una batea y una pita en mi jardín... pero las soltaba! lo juro!
Ya me dio roche poner quien soy, pero ya sabes! Besoooo.

MissLima dijo...

Uy que chevere tu layout! mucho mas ordenado men, te felicito... Lei bien o escribias de matar palomas?? no pueeeesss!!

Houdini dijo...

Las ratas aladas son una de las peores cosas cuando uno vive cerca a ellas. Ensucian el carro, ensucian la acera, y de verdad, cuál es la belleza que acarrea tenerlas pululando por todos lados?

Yo no me solidarizo con la idea de aniquilarlas... pero una mudanza masiva de los plumíferos no me molestaría.

Darío dijo...

Prinero se compara con el presidente de Venezuela, y ahora quiere erradicar a las palomas libidinosas de Buenos Aires... usted es una déspota en potencia... o una déspota potenciada?

Laura Zaferson dijo...

cajonero, más quisimos hacer de policía. pero bueno, nunca nos sale lo que queremos hacer jaja.

saltamontes... uy pero si pongo maiz en el tragaluz, me lo atoran!

lemon guy... te pido un desasne... cuáles son las capuccinas?

pere, yeah, let's kill'em all.

digler, pero las palomas de ciudad tienen la panza llena de lombrices!

anto, al final no las maté. tengo ideas macabras, pero rara vez las ejecuto.

Y... TE CREO que te comías las palomas de tu jardín. Te creo absolutamente.

MissLima... ¿te gustó? ay que lindo. la idea es esa. :)

houdini, bienvenido new blogger! gracias por la visita.

Darío, usted me tiene tanta envidia que ya es el colmo. :-p

Dragón del 96 dijo...

Es la segunda vez que siento me robas un tema. En San Miguel las palomas también son un problema, en algunas casas he visto botellas de agua llenas entrelazadas con nailon para evitar que se posen en los techos de las casas. Parece que funciona, pero las condenadas siempre encuentran la forma de regresar.

Slaudos.

Espero los tallarines con paloma hayan estado buenas.

Slau2.

Basquiat dijo...

solidarizado plenamente con tus niveles de cariño hacia esos animaluchos.
muy buena foto, mas a lo mia de pulp ficcion, creo que así se llamaba la yunkie loca esa, hey pero inmensamente adorable, como tu. jj

Laura Zaferson dijo...

Dragón, deberías escribir sobre el tema. Estoy segura que tendrá tu toque personal y no se parecerá en nada a este post. :)

Basquiat, tan galante querido, muchas gracias. Y si, ¡¡QUE MUERAN LAS PALOMAS!! :D

Serendipity dijo...

Yo odio a la paloma que se mete siempre a mi cocina a comerse la comida de mi perro. Y estoy CON-VEN-CI-DA de que siempre, es la misma.

Besos,

Laura Zaferson dijo...

Seren... apoyo tu idea. Es la misma seguramente. Kill it.