lunes, setiembre 04, 2006

Muertitos en Adviento.

Estos días he estado enferma pero aún así he andado fuera de casa porque el papito alfonso también estuvo mal, entonces yo me quedaba con él en la clínica. Curioso lo que uno aprende en estos lugares. Resulta que recién cuando internaron a mi papá me vine a enterar que la clínica era regida nada menos que por un crowd de adventistas (Estamos asegurados en esta clínica hace como dos años!). Yo la verdad no tengo idea cual es la creencia de los adventistas pero con tal que atendieran bien a mi papá, no es trascendente para mí a quién se encomiendan los amigos fanáticos del adviento. A mi papá obviamente le iba a dar igual, total él dice que todos los curas son unos chivos, jaja. En fin.
Como el papito alfonso se parece a papá noel, las enfermeras lo engríen y los médicos lo llaman atleta. Todo muy bonito. Hasta que llegó la hora de comer. Resulta que los adventistas... NO COMEN CARNE, sino que mantienen una dieta OVO-LACTO-VEGETARIANA. Es decir que las palomitas que pasan por la ventana iban a ser los únicos animalitos que el papito alfonso iba a ver mientras estuviera internado. Obviamente, se armó.
Mi papá me increpó ser la gestora de tan terrible emboscada pro-lechuguita. El hecho de que yo me riera de la situación no contribuía a mejorarla en nada. Jaja. Y es que hay que comprender al papito alfonso, él es agrónomo de profesión, ganadero de vocación y hombre de las cavernas en ejercicio. No le pongas plantitas en su bandeja de almuerzo pues. No seas insolente srta. enfermera adventista.
Llámamos a la Srta. Nutricionista del Adviento para negociar la posibilidad de algún muertito en la dieta del Ingeniero Zaferson. Negativo.
Con los argumentos que "sólo un hombre que ha vivido en el campo y se ha comido 1/2 carnero en una día" pueden tener, el papito alfonso sugirió considerar algunas salchichitas y chorizos o tal vez unas inocentes vísceras de res en su dieta hipoglúcida. Negativo señor. N-E-G-A-T-I-V-O.
Yo sólo podía reirme. (Chorizo y visceras? Ya pues alfonsito! Cualquiera pide pechuga de pollo o algo así!)
A tanta insistencia, la Srta. Nutricionista Adventista atracó añadir pescado a la plancha. Mi papacito, que también es un hombre de mar, sugirió "...y hueveras?"
El Ing. Zaferson ya está mejor y pronto lo tendremos de vuelta en casa. :)

6 comentarios:

Dragón del 96 dijo...

Salud a Papito Alfonso...

Dile que aliste sus lentes de sol, lo invitaré a cenar al nuevo Rodizio recomendado por Novivo (es su nick, en verdad debe estar vivo).

Slaudos.

KP dijo...

He leído esto como tres veces y aún me carcajeo.

Final Feliz todavía.

Cesar Duarte dijo...

Laura, no dices lo mas importante, el nombre de esa Clínica Terrorista, necesito saber el nombre para no pasar por alli sin mandarles un insulto.
Que se han creido estos adventistas!!! (nuevos miembros de mi lista negra) que se han creido para dejar sin la dieta carnivora a un ser humano!

Nos los comeremos!

Laura Zaferson dijo...

La Clínica es la Good Hope. :D

DniC dijo...

eres una chava muy hueca q tiene d importante la comida en esto como para q difames esa clinica yo estuve internada 3 das y me trataron de lo mejor agradece q tu "papito" esta saludable n vez d estar tonteando

Laura Zaferson dijo...

Pero cual es la difamación? La clinica si sirve comida vegetariana... y es súper rica!. El que renegaba es mi papá porque a el le encanta la carne. (Yo no como carne, por eso el pensó que lo llevé a esa clínica a propósito). Lo gracioso es como mi papá trata de convencer a la nutricionista para que le cambie la comida... más no es una burla a la clínica ni a su servicio. Yo creo que está bastante claro el post. Pero bueno, cada uno es libre de ejercitar su hígado a discreción.